¿Qué es el síndrome postvacacional?

Es un estado que se produce cuando el trabajador regresa de un periodo de vacaciones y de ocio (normalmente largo) y no es capaz de adaptarse a la vuelta a la vida activa y cotidiana, produciendo ciertas molestias que impiden que éste responda a sus actividades diarias con el rendimiento deseable.

Se genera un estado de malestar genérico, con síntomas tanto psíquicos como físicos, afectando principalmente a gente joven menor de 45 años, aunque este síndrome también lo pueden padecer los niños después del periodo estival y la vuelta al colegio.

Según un estudio realizado por la consultora Adecco, el 30% de los trabajadores (lo que equivale a 3 de cada 10 empleados) está sufriendo o sufrirá en las próximas semanas el síndrome postvacacional al volver a la vida laboral. Asimismo, una parte de ese 70% restante padecerá fatiga o estrés que, aunque no llegue a considerarse una crisis postvacacional, sí que estará directamente relacionado con los cambios que se producen durante esos días.

¿A quién le afecta?

Las personas más susceptibles de caer en el síndrome postvacacional son aquellas con menor tolerancia a la frustración. De igual forma, es muy probable que tengan este síndrome aquellos empleados que sólo tienen la oportunidad de realizar un periodo largo de vacaciones a lo largo del año. Los trabajadores que tienen las vacaciones fragmentadas son mucho menos propensos a padecer el síndrome postvacacional.

Además de todas aquellas personas que ya no les ilusiona su trabajo o con diferentes conflictos relacionados con un entorno laboral hostil (un compañero molesto o un jefe irrespetuoso).

Los síntomas

Los principales síntomas son la apatía, el cansancio, la falta de energía y la dificultad en la concentración para realizar las tares cotidianas del trabajo. En algunas personas el síndrome puede aparecer bajo otros síntomas como el trastorno del sueño, el nerviosismo, el estrés o la tristeza.

Sólo en algunos casos más extremos el trabajador puede llegar a experimentar ansiedad, dolor de cabeza agudo y malestar general. La duración habitual de estos síntomas no suele ser superior a las dos semanas.

5 consejos para superar el síndrome postvacacional

5 consejos para superar el síndrome postvacacional

1. Volver de vacaciones unos días antes de empezar a trabajar: Es bueno contar con unos días entre el final del periodo de vacaciones y la vuelta al trabajo. Esta medida te ayudará a aclimatarte de forma más paulatina a tu vida laboral y a la rutina de cada día (se adaptan mejor los horarios de descanso, trabajo, comidas y ocio y no se produce un cambio tan brusco). Asimismo, la coincidencia de que el primer día de vuelta al trabajo coincida en lunes puede agravar la situación. Lo mejor, en la medida de lo posible, es volver un día diferente de la semana para reducir el impacto psicológico.

2. Comenzar de manera progresiva: Al incorporarnos a nuestro puesto de trabajo hay que coger el ritmo normal de faena poco a poco y no querer hacerlo todo de golpe e inmediatamente ya desde el primer día porque eso causará estrés y agobio. Es importante dedicar un tiempo a analizar qué tareas tienes pendientes y priorizar las más importantes, comenzando por las más sencillas y llevaderas.

3. Aprovechar el tiempo libre fuera del horario laboral: De igual modo que dedicas parte del día a trabajar, es bueno dedicar la otra parte a ti y a hacer las cosas que te gustan. Tener una afición te ayudará a desconectar y a reducir la ansiedad y el estrés. También puedes organizar una escapada de fin de semana para vencer la tristeza que supone el fin de varios días de vacaciones y recargarte de energía para el resto de la semana.

4. Hacer ejercicio físico: Es fundamental realizar algún deporte para liberar endorfinas. No sólo mejora nuestro estado físico sino también nuestro estado mental, quitándonos el estrés y haciéndonos sentir felices, optimistas y relajados. Llevar una buena alimentación y un estilo de vida saludable también influye a sentirnos mejor.

5. Mantener una actitud positiva: Afronta la vuelta al trabajo con una visión de reencuentro con la normalidad, hay que evitar pensar que el trabajo es una carga y enfocarlo desde otra perspectiva: míralo como una forma de reencontrarte con tus compañeros y amigos, como una oportunidad para plantearte nuevos retos o para llevar a cabo nuevos proyectos.

Respetar las horas de sueño, moderar el consumo de alcohol y cafeína, levantarse pronto unos días antes, dividir los días de vacaciones en varios periodos, darse algún capricho o huir de la rutina también pueden ser unas buenas formas de evitar el síndrome postvacacional.

¿Tienes impagados? ¿Necesitas una Asesoría Jurídica? Confía en Segestion

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies